Autor: admin-passenger

¿Cómo identificar un clásico?

Por qué leer los clásicos, Ítalo Calvino: recomendado #2Siempre resultará cuando menos agradable conocer las lecturas y las miradas que sobre esas lecturas hacen quienes escriben. En Por qué leer los clásicos Ítalo Calvino nos comparte sus impresiones sobre aquellos textos a los que considera clásicos. ¿Qué es un clásico? Vaya uno a saber. De todas formas, en la introducción a las reseñas de sus lecturas, Calvino nos da 14 pistas para tratar de moldear eso que entendemos como clásico.

El último lector, Ricardo Piglia

¿Qué efectos tiene la lectura? ¿Quién es el lector? Quien lee, dice Ricardo Piglia, tiende a ser anónimo e invisible.

La experiencia de emprender

30 cosas sobre emprendimiento que nadie me enseñó en la universidad, Julio Andrés Rozo.

En los años previos a lo que se denominó en literatura el Siglo de Oro español, se hizo común un género de relato que protagonizaba un pícaro: un personaje que se oponía a los valores de los estamentos sociales de la época y los invertía; guiaba su vida a través de la intuición, la recursividad y la astucia para escalar socialmente; una especie de antihéroe que rompía con la tradición.

Escritos sobre el teatro, de Roland Barthes

A muchos jóvenes el nombre de este autor les evoca el aburrimiento de las clases de semiótica en la universidad. Sin embargo, en este esfuerzo de Jean-Loup Rivière por recopilar gran parte de los comentarios de Barthes en torno al teatro nos encontramos con un texto que revela varias de las maravillas de este poco leído género.

Claves para la ardua construcción de un género

Esencia y forma del ensayo, Georg Lukács: recomendado #6

Si existe algún género cuya delimitación ha sido especialmente complicada (en realidad, todas lo son) ese ha sido el ensayo. Frontera entre arte y ciencia nos han dicho siempre, pero ¿eso qué quiere decir? Tanto en las palabras en Georg Lukács, como en el riguroso estudio introductorio de Pedro Aullón de Haro, este breve y delicioso texto nos pasea por los antecedentes históricos del ensayo (Aristóteles y Platón, Montaigne, manifestaciones de la tradición española y la prosa europea del siglo XVIII) para formular algunas líneas que se inscriben en la –aún precaria– poética del género.

El cine según Hitchcock, François Truffaut: recomendado #5

No hay mejor manera de empezar un libro sobre el legado de un realizador como Alfred Hitchcock que con una historia:

Era 1955. François Truffaut (autor de este libro) y un compañero suyo de Catires de Cinéma,Chabrol, se dirigían al Studio Saint-Maurice para llevar a cabo una entrevista con Hitchcock, quien por ese entonces se encontraba dando los toques finales a To Catch a Thief. A su encuentro, el director les pidió que lo esperaran en el bar ubicado al frente del estudio: tarea sencilla, excepto porque en ese momento arreciaba el invierno. Ambos hombres caminaban junto a un estanque sin reparar en su existencia, y las bajas temperaturas habían logrado congelar dicho estanque lo suficiente para que su fría superficie adquiriera el color grisáceo del cemento. Unos cuantos pasos después, el hielo bajo sus pies se rompía.

Esa odiosa pregunta: “¿Para qué?”

La utilidad de lo inútil, Nuccio Ordine. Recomendado #4

De unos mese para acá, hemos visto este breve ensayo en las secciones de novedades de las librerías. Y además del efectisimo del título, el libro es como tierno, como que dan ganas de llevárselo a la casa, por una especie de docilidad, por la textura –hay que cogerlo, pasarle la mano y jugar a enrollarlo para entender esta afirmación. A nosotros nos llegó por recomendación de María Antonia, una gran amiga de Pasajero.

El guion (Story), Robert Mckee: recomendado #3

“Vamos al cine para acceder a un mundo nuevo y fascinante, para suplantar virtualmente a otro ser humano que al principio nos parece muy extraño pero que en el fondo es como nosotros, para vivir en una realidad ficticia que ilumina nuestra realidad cotidiana. No deseamos escapar de la vida sino encontrarla…”. Con esa paradoja de escapar para encontrarnos anuncia Mckee su fascinante recorrido por la construcción de ficción. Y lo hace desde el oficio, en una especie de manual (que podríamos llamar clásico), para entender, descomponer y recomponer cada elemento de los que conforma eso que conocemos como técnica narrativa. No usaremos la antipática palabra imprescindible, pero diremos que es un libro clave, de consulta permanente (así sea para refutarlo), para cualquier interesado en contar historias.