El cine según Hitchcock, François Truffaut: recomendado #5

No hay mejor manera de empezar un libro sobre el legado de un realizador como Alfred Hitchcock que con una historia:

Era 1955. François Truffaut (autor de este libro) y un compañero suyo de Catires de Cinéma,Chabrol, se dirigían al Studio Saint-Maurice para llevar a cabo una entrevista con Hitchcock, quien por ese entonces se encontraba dando los toques finales a To Catch a Thief. A su encuentro, el director les pidió que lo esperaran en el bar ubicado al frente del estudio: tarea sencilla, excepto porque en ese momento arreciaba el invierno. Ambos hombres caminaban junto a un estanque sin reparar en su existencia, y las bajas temperaturas habían logrado congelar dicho estanque lo suficiente para que su fría superficie adquiriera el color grisáceo del cemento. Unos cuantos pasos después, el hielo bajo sus pies se rompía.

Sumergidos hasta el cuello en el agua, tiritando, y sin probabilidad alguna de salir; así los encontró la ayudante de vestuario que por suerte pasaba por el mismo camino. Empapados, intercambiaron saludos de cortesía y profundos agradecimientos, mientras la buena samaritana los llevaba a cambiarse de ropa.

Con un whisky en la mano, Alfred Hitchcock esperaba en el bar a sus entrevistadores. Alzó su vaso y tomó un sorbo. Ahí, a través del fondo de cristal y entre los cubos de hielo que flotaban en el río ámbar del alcohol sin tomar, Hitchcock notó dos figuras, un policía y un sacerdote, acercándose: eran Truffaut y Chabrol.

O por lo menos así lo contaba Hitchcock.

Diez años y 50 horas de conversaciones grabadas después, François Truffaut contaría las anécdotas, reflexiones y enseñanzas que se convertirían en El cine según Hitchcock: un recorrido por la carrera cinematográfica de uno de los más brillantes contadores de historias, narrado película por película y respuesta a respuesta por el propio maestro del suspenso.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *